23 sept. 2009

Querido Diario

"Querido Diario"... Es así como empecé a escribir en aquella hoja, que tenia en frente mío esa tarde de Abril, me sentía medio raro, por que mis sentimientos y mis pensamientos habían cambiado, de ser alguien tan frío y amargado pase de ser a la persona mas tierna y sensible, esto es todo raro, realmente nunca entendí por que valía la pena ahogar las penas en un papel, ni tampoco supe la importancia de poder pensar un poco en los demás, lastimosamente  no lo hacia, pero ahora puedo entender como son las cosas y puedo así además valorar las cosas que hoy en día me rodean.
         Aquella tarde en la que me inspire y empecé a escribir supe que había cambiado de parecer gracias a ella todo lo que escribía era referido a su hermoso rostro y su suave y tiesa piel, supe en ese momento que me enamore, claramente actuaba diferente quería demostrar de alguna forma lo que sentía, recuerdo que el primero de enero mi madre me dijo.
     -  Andrés, ¿Por qué actúas de manera extraña?
     - Yo actúo normalmente, ¿a que te referís?
    - Hijo, te esta importando e interesando cosas que nunca antes le diste importancia, ¿Te sucede algo?
  Nunca la vi. a mi madre preocuparse tanto como lo hacia en ese momento, desde ahí me di cuenta que el amor llego a mi vida y que es el sentimiento mas placentero que uno pueda tener, no solo por que te sentís lleno de alma y fuerzas sino que también pensar siempre en la persona mas hermosa te hace sentir gratificante, el solo saber que te gusta algo en verdad es lindo, pero lo que nunca iba a lograr es que aquella hermosa persona se entere de todo esto que me pasaba.
       Un día entusiasmado fui a la librería quería una de esas libretas que las chicas mas que nada acostumbran a  llamar diario intimo, yo creo que es raro ver a un chico con uno de ellos pero quería uno de esa manera, con candado que protegiera cada escritura mía, la verdad no sabia que era lo que me pasaba pero estaba tan feliz por tener uno y poder expresar lo que sentía, a medida que escribía me salían siempre poemas no podía siquiera narrar mi propia historia de amor, solo eran estrofas y rimas, eso me iba gustando, y en cada una de ellas escribía una dedicatoria, para que supiera y lo leyera en algún momento de la vida todo lo que me pasaba.
       Antonella, es así como es su nombre tan hermoso, pero no tanto como ella, supe todos sus problemas, era un chica de alma tan pura y sincera, pero con grandes sufrimientos por dentro, comencé a hablar con una compañera de la escuela que por cierto fue la única que noto mi cambio y se acerco a hablarme y contarme su vida me pareció buenísimo por que desde allí supe mas sobre Antonella.
       Recostado en mi cama como todos los días, pienso en ayudarla pero cada día se me hace más difícil poder acercarme y que pudiera ver que cambie ya no soy ese tipo arrogante y que nada le importa, solo quiero que sepa que ella me hace feliz.
      No puedo creer todavía que su presencia sea constante, hace meses ya que estoy con ella, y todavía recuerdo aquel momento en el que hablamos por primera vez, la estoy ayudando a salir de su situación tan irritante con su familia, y su estado de animo tan cambiante, veo su esfuerzo en cada momento por cambiar y querer ser feliz, según ella yo soy su ángel guardián, le comente mi cambio, y leyó cada uno de mis poemas dedicados a ella.
    Antonella no da mas, me dejo, yo estoy destruido todavía no logro entender que es lo que hice mal, yo solo quería que fuera feliz, me ha dicho que siempre lo fue a mi lado, pero que se siente mal consigo misma que no es para mi, no puede decir eso, ella es tan especial tanto como el amor que hizo que surguiera en mi, la verdad todavía no caigo de esta pesadilla.
    Llame a su casa, no atiende nadie, me manda un mensaje tan frío y seco como el otoño que estábamos viviendo en esos momentos, no aguante mas y me dirigí hasta su casa!, no escuchaba nada entré a su cuarto y un gemido se escucho a lo lejos me di vuelta y estaba sentada en una esquina su mano se dirigía hacia su boca, me grito e insulto de la peor forma, yo no entendía, ella siempre me ha dicho que si llegaba a insultarme verbalmente no era por que lo sentía sino que siempre se fastidiaba con las personas que mas amaba, no comprendía que le sucedía nunca la vi de esa manera, dejo de gritar, su cara estaba pálida quería acercarme pero no podía, su cabeza retumbo hacia piso, quedo quieta, en ese momento supe que se había envenenado. De re pende mi cuerpo parecía volando, no supe mas nada.
    Me levante en un lugar tan extraño donde esta Antonella preguntaba constantemente pero nadie tenia respuesta, era un lugar oscuro no podía sentir mi cuerpo ni tampoco podía moverme, solo veía maquinas al rededor mío, y una voz a lo lejos que decía, "Lo lamento, ha sufrido un paro cardiaco", Quien lo ha sufrido preguntaba, mi voz quería salir tan fuerte como pudiera pero era imposible, ni me escuchaba, en eso entendí que mi alma se complementaba con ella, no pude hacerla feliz, pero nos vamos a volver a ver, sin verla y sin sentirla no vivía, es así como me sentía "Sin vida".


Hecho Por: Solange Avila

1 comentario:

adrii dijo...

jajajaja buenisimo...sos una "genia"